Utilizar un calzado con sujeciones (cordones o velcro) que impidan el deslizamiento del pie. Utilizar un calzado elaborado con materiales naturales y flexibles que permitan la transpiración. Calcetines que garanticen una buena transpiración: de algodón u otras fibras…